La exposición se clausura el 9 de febrero.

 

En La Factoría de Papel
Buenavista, 8. 28012 Madrid. Mapa
Horario: de lunes a viernes 17:30 a 21:00. Sábados de 12:30 a 15:00. Para visitar fuera de este horario llamar por teléfono (695 485 514) y confirmar visita.

La Factoria de Papel, en colaboración con Photosai Edición de Arte, presenta en su sala la exposición Los Ojos del Rinoceronte que reúne la obra última de Luis Cabrera (La Habana, 1956). Comisariada por Alfredo Mateos Paramio, esta muestra constituye un capítulo nuevo de la revisión que, a lo largo de su ya dilatada carrera, Luis Cabrera ha llevado a cabo sobre el grabador Alberto Durero (1471-1528), impregnando sus creaciones de un enfoque pop y postmoderno y de un humor característico que, sin abolir la creación del autor alemán, subvierte sus formas y temas y los reactualiza en nuestra sociedad de consumo.

losojosrinoceronte.cartel.550w

En esta ocasión, la reflexión gráfica de Luis Cabrera se organiza en torno al Rinoceronte de Durero, una xilografía de 1515 que representa ese animal casi mitológico que el sultán de Cambay, en la India, había regalado al rey de Portugal y que había desembarcado en Lisboa en mayo de ese mismo año. El grabador alemán nunca llegó a ver aquel rinoceronte, pero lo reprodujo a partir de la descripción y el esbozo de un testigo portugués enviados a Núremberg. Durero desembarazó a su rinoceronte de las ataduras que sujetaban las patas en la primitiva representación, aumentó su corpulencia y bruñó las placas que lo recubrían para lograr esa apariencia casi mecánica, animal portentoso fundido a su blindaje caballeresco, primer cyborg de la historia y primera obra múltiple que tuvo en Europa una difusión masiva fuera del ámbito religioso.

Luis Cabrera toma como punto de partida aquel grabado en madera para cuestionar y revitalizar los mecanismos de representación figurativa en un mundo saturado de imágenes desechables. El artista ha fusionado sus dos oficios de pintor y grabador en esta exposición, pintando directamente con grabados rasgados, componiendo con trizas de estampas anteriores, teñidas y superpuestas, una escena distinta y lujosa. En sus obras ha incorporado la naturaleza fragmentaria y casi abstracta del cuerpo de aquella bestia a medias real, a medias fabulosa, montando con jirones de otras imágenes una armadura articulada por los vacíos desgarrados del papel. Los lienzos de Luis Cabrera que integran la exposición están inspirados por el principio que Walter Benjamin identifica como el rasgo que define y funda la modernidad: la abolición de las jerarquías y la tensión entre todas las referencias naufragadas. Ciudades medievales ardiendo en un paisaje digital, electrodomésticos revelando la estructura subyacente del rostro de Cristo, una cruz emergiendo como una herida a medio cerrar en el papel. El humor sutil de Luis Cabrera dilata los intersticios entre los distintos planos plásticos y conceptuales, insuflando nueva respiración a los antiguos relatos.

Como homenaje a aquella primera estampa del rinoceronte que dio alas a la técnica del grabado y permitió que los ciudadanos particulares se convirtieran también en poseedores de obras artísticas, Luis Cabrera ha realizado con Photosai la carpeta “Los Ojos del Rinoceronte”, un tríptico que, en una cuidada edición de arte, contiene toda la fascinación que este extraordinario artista enciende en sus imágenes.

 

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.